jueves, 19 de enero de 2017

HOY HABLAMOS DE LOS MIEDOS CON "RITA, LA PAJARITA MIEDOSA"

Hola:

Hoy os traigo un libro que pertenece a una colección llamada "Los cuentos de Leyla Fonten".

Seguro que todos vosotros habéis oído hablar de las fábulas de  La Fontaine. Pues bien, en este caso, su tataranieta, llamada Leyla Fonten, es la que nos va a contar cuentos.

La historia de este libro se centra en una pajarita miedosa, llamada Rita.

¿OS VENÍS A CONOCERLA?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)




-Título: Rita, la pajarita miedosa
-Colección: Los cuentos de LeyLa Fonten
-Autores: Tülin Kozikoglu y Sedat Girgin
-Editorial: FLAMBOYANT


Empieza el libro con una introducción al personaje de Leyla. La anciana, además, nos cuenta por qué tiene tantos animales.



Acto seguido, nos explica que vivir con tantos animales es muy complicado, no por el hecho de tenerles que dar de comer o beber, o sacarlos a pasear, sino porque cada uno de ellos tiene una personalidad muy diferente.

Nos pone entonces de ejemplo a su pajarita Rita, que es muy muy miedosa.



(A partir de aquí, es cuando empieza el libro en sí. Lo otro es como una introducción que se repite en toda la colección).


Pues bien, resulta que un día estaba Rita en su jaula, durmiendo tranquilamente, cuando oyó el zumbido de una mosquita, que se acercaba a ella peligrosamente.

A Rita le dio un ataque de pánico, pensando que Ana, la mosquita, iba a clavarle su aguijón. Es por eso que quería esconderse rápidamente.



Como no había forma de hacer esto, se le ocurrió que si se quedaba quieta como una estatua la mosquita pasaría de largo, porque nadie querría morder algo duro como una piedra. Eso mismo hizo.

A continuación, Ana salió del lugar sin hacer el mínimo caso a Rita.

Aún así, la pajarita siguió quieta como una estatua, ya que en ese mismo instante vio al pez saltar fuera de la pecera.

De nuevo, Rita pensó que algo muy malo le iba a pasar. En este caso pensaba que se la querían tragar de un mordisco.

Y ¿qué pasó? Pues nuevamente, nada. El pez salió de la pecera, dio una voltereta para mirar a la mosquita y volvió a su lugar.

En ese momento nuestra protagonista se quedó tranquila, pensando que seguramente el objetivo del pez era Ana y no ella.

Justo en ese instante, apareció la gata y, de nuevo, Rita se inquietó, convirtiéndose así en una estatua.



Y nuevamente, la gata pasó de largo, sin hacerle el menor caso.

Lo mismo ocurrió con el perro Marco, salvo que en esta ocasión, nuestra pajarita explotó presa de los nervios.

Para ella, era imposible vivir en una casa como esa, llena de peligros por todos lados y animales malvados.




El perro, entonces le dijo a Rita que no entendía sus gritos y que nadie quería hacerle daño. Él solo estaba buscando a la gatita.

Justo cuando el perro  hablaba, Ana y Sara aparecieron, gritando "Salvadas, Salvadas". Y todos rieron sin parar, explicándole a la pajarita que solamente estaban jugando al escondite.

Por culpa de sus miedos y de no preguntar, Rita se había perdido toda la diversión.



La mosquita Ana le dijo entonces que no se pusiera triste. Luego jugarían todos juntos.


¿Qué os parece? Como veis, a través de un relato muy sencillito, se intenta explicar a los niños cómo a menudo, todos nuestros miedos no tienen ningún sentido. Es más, no solamente no lo tienen, sino que tienen consecuencias negativas sobre nosotros mismos.

En el caso de Rita, hacen que viva llena de angustia ante una situación que en realidad no existe. Y, para colmo, se pierde la diversión del juego con los demás.

Afortunadamente, tiene amigos que comprenden sus miedos y que intentan ayudarla, así que le proponen jugar de nuevo más adelante. Eso sí, la pajarita tendrá que aprender a controlarlos poco a poco.

El libro, a pesar de tener bastante texto, se lee rápidamente y de forma fácil, así que se puede utilizar tanto con niños pequeñitos como con niños algo más grandes.

Lo suyo es que, después de leerlo, habléis con ellos sobre esta situación y generéis un pequeño debate.

Las ilustraciones, por otra parte son muy divertidas y expresivas. La abuelita Leyla es muy muy graciosa con su altíiiiisimo moño, sus grandísimas gafas y sus arrugas.

El resto de títulos de la colección son los siguientes (no los he leído, así que no os puedo decir cómo son): Paula la eriza testaruda, Pablo el pez furioso, Petra la araña furiosa, Alfredo el ratón sabiondo, Sara la gatita triste, Laura la rana envidiosa, Marco el perrito tímido y Ana la mosquita impaciente.



Estamos, por tanto, ante una colección que intenta explicar distintos sentimientos y emociones a través de pequeños relatos protagonizados por animales.

Espero que os guste.

Hasta mañana :)




No hay comentarios:

Publicar un comentario