martes, 3 de enero de 2017

BOGO QUIERELOTODO, UN LIBRO PRECIOSO QUE NOS ENSEÑA A QUERERNOS TAL Y COMO SOMOS

¡¡¡Hola!!! FELIZ AÑO NUEVO!!!

Después de unos días de descanso, aquí estoy de nuevo. Espero que hayáis pasado unos días geniales junto a los vuestros.

Regreso con la reseña de un libro precioso, que me encanta tanto por el mensaje que transmite como por las preciosas ilustraciones que contiene.

¿OS VENÍS A CONOCERLO?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MEJOR)



-Título: Bogo Quierelotodo
-Escrito por: Susanna Isern
-Ilustrado por: Sonja Wimmer
-Editorial: NUBEOCHO


Empieza el libro diciéndonos que en un gran árbol vivía un zorro llamado Bogo. El animalito vivía allí ya que desde lo alto podía ver muchísimas cosas. Una de las cosas que observaba era al resto de animales, que le parecían extraordinarios. Él, por comparación, pensaba que no tenía nada especial.

Es por esto que un día decidió que se inventaría muchas cosas para convertirse en un animal "mejor".



Su primer invento fueron unas alas, que le permitirían volar. Para ello usó todo tipo de ramas y plumas




Pero, al primer intento, el invento fracasó. Bogo intentó volar y se metió un golpe contra el suelo. Se le cayeron 3 muelas y se le torció el rabo. 

El resto de animales le dijeron al zorrito que no se podía tener de todo en esta vida y que un zorro nunca podría volar.



Sin embargo, Bogo intentó seguir siendo un animal extraordinario y siguió con sus inventos.

El segundo invento fueron unas lentes para poder ver de noche como las lechuzas. Esto tampoco funcionó, así que lo intentó con un tercer intento (zancos para saltar tan alto como las ranas), con un cuarto (caparazón para protegerse como las tortugas), quinto, sexto...



Fueron tantos los intentos fracasados que el zorro dejó de intentarlo, y se rindió. Pensó que nunca jamás podría ser un animal extraordinario, así que se encerró en casa, sin querer saber nada de nadie.

El resto de animales se preocuparon mucho, y echaban mucho de menos a Bogo y sus ocurrencias



Así pasaron los días, con Bogo deprimido, hasta que una noche llegó al bosque una manada de lobos. El zorrito, que se dio cuenta, fue a avisar rápidamente al resto de animales, para que se escondieron muy muy bien. Así, los lobos nunca los encontrarían.


A la mañana siguiente todos hablaban entusiasmados de lo ocurrido, y le preguntaron a su amigo cómo se había dado cuenta de que llegaban lobos. Él les contestó que fue gracias a su nariz y su olfato. También los descubrió gracias a sus orejas y su gran audición, a su astucia y a sus patas, que lo hacían un animal muy muy rápido.



Fue así como Bogo se dio cuenta de que él también tenía muchas cosas que lo hacían especial, y que no le hacía falta cambiar nada.

¿Y pensáis que dejó de inventar cosas? Pues va a ser que no, porque las ocurrencias y las locuras de Bogo también formaban parte de él, y sus amigos los animales lo querían tal y como era.




¿Qué os parece el primer libro del año 2017? A mi me parece precioso. Me parece que transmite un mensaje muy muy bonito. Al fin y al cabo, es fundamental que todos nos aceptemos tal y como somos y que nos demos cuenta de que somos valiosos con todas nuestras cosas, tanto las buenas como las menos buenas. Además, también se transmite el valor de la amistad y del compañerismo.

Además, el libro es muy divertido y ameno, gracias a las ocurrencias del zorrito. 

Las ilustraciones, como os dije al principio, son una maravilla, tanto por el colorido utilizado como por la expresividad de los personajes. Las fotos no les hacen justicia.

En resumen, un libro precioso ideal para todas las edades.

Espero que os guste. Nos vemos mañana.

Feliz día :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario