martes, 31 de octubre de 2017

LIBROS IDEALES PARA HALLOWEEN: CADAVERCITA ROJA

Hola:

Seguro que todos conocéis el clásico y archiconocido cuento de Caperucita Roja. Ya sabéis, esa niña con una capucha roja que tenía que llevar una cestita a casa de su abuelita, que se encontró con el lobo y patatín patatán...

Pues hoy os traigo una versión muy muy divertida y un tanto gore, en la que todo ha cambiado, y es que Caperucita está más que muerta, sus padres también, la abuelita no es tan inocente como parece, conocemos al lobo antes de convertirse en el lobo feroz...

El libro en cuestión se llama "Cadavercita Roja", y es la última propuesta que os hago este año sobre libros ideales para Halloween (pero que ya sabéis que se pueden leer en cualquier momento).


¿OS VENÍS A CONOCER ESTA VERSIÓN TAN ALTERNATIVA Y DIVERTIDA DEL CLÁSICO CUENTO?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)




-Título: Cadavercita Roja
-Autores: Luis Murillo y Emi Ordás
-Editorial: ALGAR


Comienza el libro diciéndonos que esa noche empezó a llover y todos los habitantes del pueblo de Perrault (por Charles Perrault, el escritor de este y otros muchos cuentos clásicos) se fueron a la cama antes de medianoche. Era la hora de las brujas, los vampiros y de los muertos.

Llovía tantísimo que el agua empezó a inundar el cementerio...



Y, ¿quiénes se encontraban en ese cementerio? Pues, entre otras, se podían ver las tumbas de Caperucita y de su familia.

PRIMERA SORPRESA: ¿Caperucita muerta? Pues siento comunicaros que sí. Al fin y al cabo, Perrault escribió este cuento hace siglos y, obviamente, la niña no podía ser inmortal. Lo que pasa es que para que los niños de todo el mundo no se traumaticen pues se oculta la verdad y se les sigue diciendo que la pequeña está viva y coleando.

Así que nada... ahora la dulce Caperucita se ha convertido en Cadavercita Roja, una especie de niña zombie.




Como os comentaba anteriormente, al lado de la tumba de la niña se encontraban las tumbas de sus padres, y es aquí cuando nos encontramos con la SEGUNDA SORPRESA.

En el cuento clásico la madre de Caperucita era una señora encantadora preocupada por la abuelita (el padre ni se sabe dónde está ni se le echa de menos). Pues bien, otra mentira que nos contaron y que todos los creímos, y es que los padres de Caperucita son un poco bastante desgraciados.

Esa misma noche, sin ir más lejos, tramaron un plan para matar a la abuelita y quedarse con todo su dinero. Estaban hartos de vivir en esas tumbas tan cochambrosas y con el dinero de la herencia seguro que podrían comprar un buen mausoleo, que acabaría de una vez por todas con sus problemas de artrosis.




Afortunadamente, el gusano Cacafuti había oído la conversación de estos dos malvados, así que rápidamente le fue con el cuento al cuervo Arrancaojos. Este último, viendo la gravedad de la situación, se dispuso a ir rápidamente a casa de la abuelita, para avisar de los planes.


Mientras todo esto ocurría, y a la mañana siguiente, la madre se puso a preparar unos pasteles llenos de polvos matarratas. La idea es que su hija se los llevara a la abuela, esta se los comiera y...hasta luego...

El papá, por otra parte, elaboró un licor de anís con miel lleno de veneno de víbora, para que la abuela no se pudiera escapar de ninguna forma.



Cadavercita, que no sabía nada acerca del malvado plan, accedió encantada a ir a visitar a la anciana. Para ello se adentró en el bosque.

Y, ¿Quién estaba en ese mismo bosque? Pues en ese mismo lugar se encontraba reunido el Gran Consejo de los Lobos Feroces.

¿Qué estaban haciendo? Pues diciéndole al pequeño lobezno cuáles eran las pruebas que tenía que superar para convertirse oficialmente en un LOBO FEROZ, y es que no todos los lobos son malos ni nacen siendo lobos feroces. No, no, tienen que superar una serie de desafíos (TERCERA SORPRESA).

La prueba encomendada a Lupito, el lobezno, era la siguiente: debía comerse a una Caperucita o a una abuelita. Con cualquiera de las dos era suficiente para convertirse en Lupito Feroz.




Dicho y hecho, el lobezno se adentró en el bosque. Muy pronto se encontró con la niña de espaldas, que estaba recogiendo flores. Justo cuando empezó a relamerse, Cadavercita se dio la vuelta mostrando su rostro, dando tal susto al pobre lobo que se lió a correr como si no hubiera un mañana.


Por otro lado, el cuervo Arrancaojos ya había llegado a casa de la abuelita, informándola de los malvados planes que pesaban sobre ella.

Lupito, por otra parte, de tanto correr y correr había encontrado la casa de la abuela. Como lo de comerse a Cadavercita lo veía imposible, escogió a la abuela como mejor opción para conseguir su objetivo.

El lobo, por tanto, saltó la valla de la casa y se encontró nada más y nada menos que con un pozo de serpientes, que lo mordieron por todos lados.

Cuando consiguió salir de ese pozo un cepo le atrapó una pata, que hizo que soltara un grito tan ensordecedor que se oyó en todo el bosque.




¿Creéis que esto era suficiente? Pues no, y es que una bomba también lo esperaba. Así que NUEVA SORPRESA, la abuelita no eran nada inocente y estaba llena de recursos para librarse de sus detractores.

Poco después de esto, llegó Cadavercita a la casa, sin saber nada de nada de lo que había pasado.

La pequeña vio que el jardín estaba muy desmejorado, pero no le dio demasiada importancia.

Entró, entonces, por la puerta y se encontró a su yaya con un montón de armas y haciendo poses de kárate. Al fin y al cabo, en su juventud a la abuela la llamaban La Súper Ninja.



Cadavercita, al ver esto, se llevó un gran disgusto. No entendía por qué su abuela la había recibido así.

La anciana se dispuso a explicar a su nieta todo el asunto, algo que dejó muy asombrada a la pequeña. Esta le aseguró que ella no sabía nada, algo que la abuela creyó sin ningún problema.


Por otro lado, el lobo, que no se rendía tan fácilmente, se dispuso a colarse por la chimenea de la casa. Pero como el pobre eran tan tonto y tenía tan mala suerte pues cayó sobre el fuego, quemándose entero.

Así que bueno, cena lista en un periquete. Lupito a la brasa tenía una pinta estupenda, así que abuela y nieta se dispusieron a comer.

El problema es que de postre se comieron los pastelitos envenenados y el licor. Al fin y al cabo, la abuela era muy mayor y con su mala memoria no se acordó del aviso del cuervo Arrancaojos...




¿Cómo acabará toda esta historia? Pues el final no os lo cuento, aunque ya os avanzo que es tan divertido como lo que os he contado hasta ahora.

Por supuesto, y como siempre os digo, si necesitáis cualquier spoiler me lo podéis pedir en comentarios.


¿Qué os  parece? A mi la verdad es que me encanta. No es una versión para niños pequeños, pero los más grandes se lo pasarán pipa con esta historia tan disparatada.

La historia está llena de guiños humorísticos y de sorpresas con respecto al cuento que todos conocemos.

La parte gráfica y de ilustraciones, por otra  parte, es una auténtica  pasada, como podréis ver. Son ilustraciones que te meten de lleno en la historia, haciendo que vivas todo muy intensamente.

Además, también están llenos de detalles que sacarán una carcajada a más de uno (esa abuela con sable láser de Star Wars es lo más de lo más).

Poco más que añadir. Os comento que hay aplicación del mismo cuento disponible para Apple. La tenéis AQUÍ

Por otra parte, si ponéis el nombre del cuento en Youtube podréis escuchar la historia entera y ver algo de la aplicación.


Espero que os guste tanto como a mi y que os animéis a conocer de lleno esta genial y tétrica historia.

Nos vemos mañana con más recursos.

Feliz día :)


















No hay comentarios:

Publicar un comentario