jueves, 28 de septiembre de 2017

"RUFUS, EL MURCIÉLAGO QUE ADORABA LOS COLORES", UN LIBRO SOBRE LA AMISTAD, LA SOLIDARIDAD, LAS DIFERENCIAS Y EL MIEDO A LO DESCONOCIDO

Hola:

Hoy os traigo otro libro del genial Tomi Ungerer, por el que siento auténtica devoción.

Este cuento forma parte de una colección que el escritor e ilustrador hizo sobre animales poco frecuentes en los libros infantiles. Así, dentro de la misma podremos encontrar a Emilio el Pulpo, la Canguro Adelaida, la Serpiente Críctor, Rufus el Murciélago (que es el cuento que os enseño hoy), etc.

Como podréis ver, son animales que no son precisamente típicos en los libros para peques, plagados de perros, gatos, ositos, conejos y demás. Si no, haced la prueba y pensad en los libros que conocéis en los que el/la protagonista sea una serpiente, un canguro, un murciélago, un buitre o un pulpo. Seguro que no se os ocurren demasiados. 

Afortunadamente, siempre nos quedará Tomi Ungerer para romper el molde.

Como con el resto de la colección, en "Rufus, el murciélago que adoraba los colores", podremos leer una muy bonita historia llena de enseñanzas y verdades, que conquistará a peques y a adultos.


¿OS VENÍS A CONOCER A ESTE MURCIÉLAGO TAN ESPECIAL?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)



-Título: Rufus, el murciélago que adoraba los colores
-Autor: Tomi Ungerer
-Editorial: KALANDRAKA (Críctor, Adelaida y Emilio también están editados por la editorial)



El libro empieza presentándonos a Rufus, un murciélago que como todos los murciélagos dormía durante el día colgado del techo de su cueva.

Y bueno, como todos los murciélagos, al llegar la noche salía de su cueva para cazar.




Hasta aquí, todo normal y corriente. Sin embargo, una noche todo cambió, cuando Rufus salió como de costumbre y de repente se encontró con un cine al aire libre.

Era la primera vez que nuestro protagonista veía colores. Hasta ese momento solo conocía el negro y el gris típico de la oscuridad de la noche.




Esos colores le fascinaron tanto que decidió que quería descubrir cómo era la vida durante el día, durante la mañana. Así, en lugar de ir a casa a dormir, se quedó despierto toda la noche, esperando al amanecer.

Pasaron las horas y las horas y el sol por fin salió, y con él el descubrimiento de un mundo lleno de colores en pájaros, flores y por todas partes.




Ante tanto colorido, Rufus decidió que estaba muy harto de su traje negro de siempre. Cogió entonces una paleta de pintura que encontró abandonada en un prado y empezó a pintarse, por aquí y por allá, haciendo que cada parte de su cuerpo fuera de un color diferente.




Una vez que se hizo su cambio de look, salió a volar libremente, pero ocurrió algo inesperado.

Unas personas lo vieron y, como pasa muchas veces con el miedo a lo desconocido, se asustaron muchísimo ante esa extraña criatura y decidieron espantarlo de la peor forma...




Afortunadamente, Rufus cayó herido en un jardín lleno de tulipanes, perteneciente al Doctor Tarturo, un famoso coleccionista de mariposas.





Este mismo doctor llevó a Rufus a su casa, lo lavó, le curó todas sus heridas y le dio cobijo en su sótano para que pudiera dormir.

Y bueno, entre ellos surgió una grandísima amistad que los hizo a ambos muy felices.

Un día, sin embargo, empezaron los problemas, y es que por mucho que se quisiesen, los murciélagos no pueden vivir en la luz del día.

¿Qué pasará entonces?, ¿Cómo acabará esta bonita historia? Pues el final no os lo cuento, para que seáis vosotros quienes los descubráis, aunque ya os avanzo que es muy bonito y real como la vida misma.


¿Qué os parece? A mi es un libro que me gusta mucho. Como os comentaba al principio, el autor nos brinda una bonita historia llena de mensajes para reflexionar.

Así, con Rufus podremos hablar con los niños sobre la autoestima (todos nos deberíamos querer tal y como somos), sobre las diferencias individuales y el miedo que eso puede llegar a provocar en los demás (como cuando las personas le disparan), sobre la amistad y la solidaridad (el Doctor Tarturo cura y cuida a su nuevo amigo), entre otras muchas cosas.

Y bueno, si la historia es bonita las ilustraciones no se quedan atrás. Son dibujos muy del estilo de Ungerer, llenos de colorido y que llamarán fácilmente la atención de los niños porque son muy llamativos.


En resumen, un libro muy bonito, ideal para edades muy variadas, que hará que los lectores vean a los murciélagos con otros ojos.


Nos vemos mañana con más recursos.

Feliz día :)






No hay comentarios:

Publicar un comentario