martes, 27 de febrero de 2018

"NO ABRAS ESTE LIBRO", UN DIVERTIDÍSIMO LIBRO INTERACTIVO CON EL QUE LOS NIÑOS PODRÁN DESOBEDECER

Hola:

Hoy os traigo un libro divertidísimo, la clase de libro que triunfa con tooooodos los niños (y también con todos los adultos que estén dispuestos a echarse unas risas).

Se trata de "No abras este libro", que ya solamente con el título llama la atención.

Lo especial de este cuento es que es interactivo, es decir, que los niños tendrán que participar en la historia para que esta continúe. Y no solamente eso, sino que PODRÁN DESOBEDECER AL PROTAGONISTA, podrán saltarse las normas.

Al fin y al cabo, si leemos "No abras este libro" y decidimos abrirlo, es que somos unos rebeldes empedernidos. Y no hay cosa que divierta y que guste más a los peques que llevar la contraria, decir que no y que no a todo lo que les propongamos (sobre todo si están en plena aDOSlescencia).


¿OS VENÍS A DESOBEDECER Y A LEER ESTE LIBRO?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)




-Título: No abras este libro
-Autores: Andy Lee y Heath McKenzie
-Editorial: BRUÑO (CUBILETE)


Todo comienza de la siguiente manera...


Si hemos sido unos rebeldes y hemos abierto el libro, lo primero que nos encontraremos será con un monstruito/ser extraño que está extrañado de que estemos allí. Pero bueno, como el monstruito es comprensivo, nos da el beneficio de la duda, pensando que quizás haya sido un error. No está enfadado ni nada. Eso sí, nos advierte de que no pasemos la página. 



Pero claro, ¿qué clase de rebeldes seríamos si le hiciésemos caso? No, no, lo divertido es pasar la página...

El monstruito, entonces, pasará de estar extrañado a ponerse un poco nervioso. Al fin y al cabo, no entiende por qué no le hacemos caso. Nos volverá a repetir, de forma clara y concisa, que NO PASEMOS LA PÁGINA.




¿Qué hacer entonces? ¿Pasarla o no pasarla? ¿Ser obedientes o desobedientes?.... Pues nada, pasaremos la página a ver qué ocurre.

Y lo que ocurre es que el ser extraño del libro se empezará a poner un poco demasiado nervioso, y lo encontraremos con los ojos abiertos como platos y con una cara de cabreo importante...

Nos volverá a pedir por favor, que NO PASEMOS LA PÁGINA...




Pero... ni hablar. Con lo divertido que ignorar las normas del monstruo... No estamos como para cumplir los deseos de nadie.

A lo largo de todo el libro, el monstruo irá haciendo todo lo posible para que le hagamos caso, sin demasiada suerte.

Así, se inventará historias para dar miedo a los niños, nos amenazará con no volvernos a hablar más, se enfadará muy mucho y nos ignorará...




Cuando todas estas estrategias no funcionen (porque no van a funcionar...) empleará métodos más efectivos, y nos amenazará con chivarse a nuestros padres.





Pero nada... nosotros seguiremos erre que erre. Entonces, él nos suplicará que le hagamos caso. Nos intentará comprar con regalos y derivados, pero... nuestro afán por pasar la página será más fuerte.




Ahora bien, ¿os habéis preguntado en algún momento el por qué el monstruito insiste tanto? ¿Por qué no querrá que pasemos la página y que nos vayamos del libro?

Pues eso y el final no os lo cuento, aunque ya os advierto que el final es lo mejor de todo. Es muy muy divertido, y seguro que soltaréis una buena carcajada (aunque a lo mejor también os sentís un poco culpables y os da un poco de penilla el ser extraño...).

(Como siempre, si necesitáis algún spoiler me podéis escribir en redes sociales y yo os cuento).


¿Qué os parece? A mi la verdad es que no me puede gustar más. Desde que lo leí por primera vez me reí y cada vez que lo vuelvo a coger paso un muy buen rato.

Como os decía al principio, es la clase de libro que triunfa con todos los niños, porque sus ingredientes son perfectos: es interactivo, invita a saltarse las normas y a ser un poco gamberrete, tiene como protagonista a un ser que pasa por todos los estados emocionales y tiene un final desternillante.

A la hora de contarlo, podéis ir preguntando a los peques si quieren que hagamos caso o no, si les da pena el monstruo o les gusta pasar de él... Es un libro que puede funcionar muy bien en grupos grandes.

Las ilustraciones, como no podía ser de otra manera, son también muy humorísticas, y se complementan perfectamente con el texto. Es genial ver las caras del monstruo y ver cómo se vuelve medio loco conforme vamos pasando las páginas.

También me gusta mucho la tipografía, el tipo de texto, ya que incluye muchas mayúsculas (como señal de los gritos del desesperado ser) y muchas negritas.


Poco más que añadir. Espero que os guste y que os animéis a leerlo con los niños.

Nos vemos mañana con más recursos.

Feliz día :)


2 comentarios:

  1. Es gracioso desde el punto de.vista del niño, pero creo que es un libro que, sin la ayuda de un adulto, les puede enseñar judo lo que no queremos en este momento. Que alguien te pide que pares, te lo súplica, te lo pide por favor y, en vez de respetarle, no hacemos caso de sus deseos y su sufrimiento. Queremos que los niños aprendan a hacerse respetar y que respeten a las mujeres cuando dicen NO, sin embargo, este libro les enseña que es divertido no respetar a alguien que te pide que pares porque lo pasa mal...

    ResponderEliminar