martes, 9 de mayo de 2017

NI GUAU NI MIAU, UN BONITO LIBRO QUE HABLA DE DIVERSIDAD, ACEPTACIÓN Y AUTOESTIMA

Hola:

Hoy os traigo un libro muy bonito, que refuerza la idea de que todos somos diferentes. Además, enseña a respetar y aceptar a los demás y a querernos tal y como somos.

Todo esto se transmite en una historia muy entrañable, que gustará mucho a los peques, sobre todo a los amantes de los perros y gatos.


¿OS VENÍS A CONOCER ESTA HISTORIA TAN PERROGATUNA?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)



-Título: Ni Guau ni Miau
-Autores: Blanca Lacasa y Gómez
-Editorial: NUBEOCHO


Empieza el libro presentándonos a Fabio, un perrete que es completamente diferente a los demás. A pesar de tener apariencia de perro, su comportamiento es distinto al de ellos: él no va a por el palito o la pelotita, no ladra, no saca la lengua cuando está cansado o sediento, no mueve la colita ni se pone bocarriba para que le hagan caricias.




Su familia de humanos, que no entiende demasiado bien este raro comportamiento, se empeña en que sea un perro "normal", así que insisten en lanzarle pelotas o palos, en enseñarle a ladrar y demás cosas.

Pero Fabio no hace ni caso. Simplemente se limita a quedarse quieto y a expresar su resignación...



Una noche, de madrugada, se levanta Max, el niño de la familia. Es entonces cuando se da cuenta de que su perro no está, algo que le extraña mucho.

Y es que... ¿Dónde podría estar Fabio a esas horas? 



Lo más raro es que en las noches siguientes ocurre lo mismo: desaparece por arte de magia cuando todos se acuestan.

Un buen día, cansado de tanto misterio, el pequeño se queda despierto, dispuesto a perseguir a su amigo. Así descubre que el perrete se reúne de madrugada con un montón de gatos.




¿Qué hace con un montón de gatos?, os estaréis preguntando. Pues Fabio, que es un perro diferente, se afila las uñas, trepa por las cañerías, persigue ratones, juega con ovillos de lana, se tira de los tejados y, además, laúlla (algo así como una mezcla entre ladrar y maullar).



Y, sobre todo, cada noche Fabio es un perro tremendamente feliz, ya que hace lo que le da la gana.

Max, visto lo visto, se marcha rápidamente a casa, ya que tiene mucho en lo que pensar...

A la mañana siguiente, el papá y la mamá vuelven a su rutina de tratar de enseñar al perro a comportarse de una manera "normal" y, como cada día, Fabio los observa quieto y resignado.

Sin embargo, el pequeño, después de mucho pensar, decide cambiar su actitud, ofreciéndole a su amigo un buen plato de leche y laullándole bajito.




Así, una vez que Max comprende, respeta y acepta a Fabio, este es verdaderamente feliz, y ronronea cariñosamente.





¿Qué os parece? A mi me parece una historia muy tierna, simpática y entrañable. 

El cuento lo tiene todo, ya que por una parte es divertido sin más y, por otra, nos hace reflexionar sobre la diversidad, sobre el respeto a las diferencias, la aceptación a esas mismas diferencias y la importancia de querernos y querer a los demás tal y como son. Además, el libro pueda dar pie a hablar sobre temas como la transexualidad.

Por otra parte, las ilustraciones son geniales, llenas de colorido y expresividad. Me gusta especialmente la diferenciación en cuanto a los estados de ánimo de Fabio (resignación al principio y absoluta felicidad cuando se reúne con los gatos y cuando Max lo acepta tal y como es).


En resumen, un libro muy recomendable, perfecto tanto para contar en casa como para trabajar en el colegio.

Espero que  os guste.

Nos vemos mañana con más libros.

Feliz día :)



No hay comentarios:

Publicar un comentario