martes, 14 de marzo de 2017

HOY HABLAMOS DE LO QUE SIENTE UN NIÑO CUANDO PIERDE SU PELUCHE PREFERIDO CON "PELUCHE"

Hola:

Hoy os traigo un libro muy especial, que es todo un clásico de la literatura infantil. Se publicó por primera vez en los años 70, y desde entonces no ha dejado de gustar a los niños.

Trata un tema muy particular, como es el de la relación de los niños con su peluche o juguete favorito y lo que ocurre si un día, desgraciadamente, lo pierden.


¿OS VENÍS A DESCUBRIR ESTE FANTÁSTICO LIBRO?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)



-Título: Peluche
-Autora: Shirley Hughes
-Editorial: FLAMBOYANT


Empieza este bonito libro presentándonos a Peluche, un perrito de juguete marrón bastante viejo, con una oreja hacia arriba y otra hacia abajo. Peluche pertenecía a un niño llamado David.

El niño cuidaba mucho al perrito. Lo llevaba a todas partes, lo abrigaba cuando hacía frío, aprendió a bañarlo para que no estuviera demasiado sucio...



Su relación era de verdadera amistad, ya que mientras sus hermanos tenían muchos juguetes con los que jugar, él solo quería a su peluche, su juguete favorito.



Un día, David y su mamá fueron a buscar a Blanca, la hermana del niño, al colegio. Por supuesto, el niño fue acompañado de Peluche.

Cuando llegaron, el pequeño observó cómo unos hombres estaban decorando el espacio, ya que allí se iba a celebrar una feria.

El niño acercó a Peluche a la verja, para que este pudiera ver todo lo que estaba pasando.

En ese mismo momento, empezaron a salir los alumnos del colegio. Además, apareció una furgoneta que vendía helados. La mamá dio dinero a David y sus hermanos para comprar un par de cucuruchos.



Así, todos se fueron a casa, tan contentos (si os fijáis en la imagen siguiente, no hay rastro de Peluche).

Efectivamente, a la hora de la cena David se dio cuenta de que su compañero de juegos NO ESTABA POR NINGÚN LADO.



Inmediatamente, toda la familia se puso a buscarlo por todos lados: por debajo de la cama, detrás del armario, en la cocina, debajo de las escaleras, en la caja de juguetes, en la caseta de las herramientas...

Pero nada, PELUCHE SE HABÍA PERDIDO, lo que provocó una inmensa tristeza en el niño.

Blanca, su hermana, le dio uno de sus ositos para dormir, pero no era lo mismo. De hecho, el niño se despertó varias veces durante la noche, echando de menos a su mejor amigo.



Al día siguiente todos fueron a la feria del colegio que se estaba organizando días atrás. El campo estaba lleno de tenderetes y de atracciones.

Hubo muchísimas actividades, como un desfile de disfraces, carreras de padres e hijos...




A Blanca eso de las carreras se le daba genial, así que ganó una de ellas. Le preguntó a su hermano si quería participar en alguna, pero a él no le apetecía nada. Seguía muy triste por la pérdida del perrito




Y, entonces, a la niña le pasó algo muy importante, que cambió completamente el día.

Ganó el primer premio de la tómbola, así que ganó un enorme oso amarillo de peluche, que era casi tan grande como su hermano.

A David ese oso no le gustaba nada, así que se marchó de allí rápidamente. Así fue como llegó a un puesto de juguetes, donde había patitos, coches, muñecas, y donde estaba.... PELUCHE, SU PELUCHE.

Pero... no todo fue tan fácil. El niño intentó explicar a la señora que ese era su muñeco, que lo había perdido, pero ella decía que si lo quería lo tendría que comprar (maldita señora....).

Entonces, el pequeño fue corriendo a pedirle el dinero a sus padres. Por fin podría recuperar a su amigo.

El niño buscó y buscó, pero no los encontraba. Sin embargo, vio a su hermana. Los dos se fueron rápidamente al puesto, a ver si podían solucionar el problema.



¿Y qué pasó? Pues que nuevamente el destino les jugó una mala pasada al niño y su muñeco, ya que una niña acababa de comprar a Peluche, y estaba encantada con él.

¿Cómo terminará esta historia? ¿Acabaran juntos los inseparables amigos? Pues para descubrirlo tendréis que leer el libro, aunque bueno, ya os avanzo que si este libro gusta  tanto a los niños será por algo. Además, y a modo de pista, os digo que el oso gigante de peluche que Blanca ganó en la tómbola juega un papel importante en la resolución de este problemón....

Hasta aquí puedo contaros....


Como veis, es una historia muy bonita, con la que los niños se sentirán muy identificados. Al fin y al cabo, todos tienen muñecos, coches u otros juguetes de los que nunca se separan y por los que sienten auténtica devoción.

Además, el libro explica perfectamente cuáles son los sentimientos que se producen entre peques y juguetes y lo que ocurre cuando se produce una pérdida. No están tristes por capricho, sino que para ellos es un drama importante.

Las ilustraciones, por otra parte, me encantan, ya que son completamente de estilo vintage. Se nota que el libro se escribió e ilustró hace muchos años.

A los niños les llamarán la atención, ya que hoy en día se utilizan normalmente otras técnicas.

En resumen, un libro que para mi es imprescindible por la temática que aborda y porque, al fin y al cabo, es un buen cuento de aventuras que gustará a todos los niños.

Espero que os guste. Hasta mañana :)



No hay comentarios:

Publicar un comentario