jueves, 16 de marzo de 2017

¡EL LOBO NO NOS MORDERÁ!, UN LIBRO EN EL QUE EL LOBO BUENO SE CANSA DE LOS MALVADOS CERDITOS

Hola!!!

Seguro que todos vosotros conoceréis el cuento de los tres cerditos, en el que un malvado lobo intenta comerse a los cerdos por todos los medios y ellos tienen que ir escondiéndose en sus respectivas casas.

Hoy, para variar, os traigo la situación contraria. En este genial cuento, nos encontraremos con un lobo muy muy bueno, con mucha paciencia y aguante y a unos malvados cerditos, que abusan de la bondad del lobo hasta límites inaguantables.


¿OS VENÍS A CONOCER ESTA HISTORIA AL REVÉS?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)



-Título: ¡El lobo no nos morderá!
-Autora: Emily Gravett
-Editorial: PICARONA


Como veis, en este caso la portada y la contraportada del libro tienen continuidad, ya que en una parte vemos a los cerditos con un cordel y en la otra observamos que el cordel conduce al pobre lobo, que está atado.


Esta historia empieza desde las mismas guardas del libro, en las que vemos a los cerditos corriendo detrás del lobo, ya que lo quieren capturar.




Efectivavamente, y también desgraciadamente, lo atrapan. Además, y no contentos con eso, vociferan su proeza a los cuatro vientos, para que todo el mundo se entere,



A partir de este momento, los 3 desagradables animales empiezan a hacer toda clase de perrerías al lobo bueno: lo visten de formas ridículas, se montan encima de él, lo levantan del suelo, lo ponen a bailar, le lanzan cuchillos, hacen trucos de magia con él...

En resumidas cuentas, lo tratan fatal, y todo por el show, ya que los cerditos son dueños de un espectáculo, tipo circo.








¿Y qué hace el lobo mientras tanto? Pues resignarse, echarle paciencia y aguantar. Por mucho que lo traten mal, él lo soporta.

Pero claro, la chulería de los cerditos sigue aumentando y aumentando y el lobo está cada día más cansado.

Un buen día, la soberbia de los cerdos llega hasta tal punto que deciden meterse en la boca del lobo (nunca mejor dicho...).



Al fin y al cabo, el lobo no va a hacer nada... ¿O sí?

Hasta aquí puedo contaros. Si queréis saber el desenlace de esta historia tendréis que leer el final del libro (aunque creo que os lo podréis imaginar...).


Como podéis ver, es un cuento aparentemente muy sencillo, ya que tiene muy poquitas oraciones, pero que puede dar muchísimo de sí si habláis con los niños y reflexionáis tranquilamente sobre la historia. Es más profundo de lo que parece, aunque los niños se reirán en muchos momentos.

Podéis debatir sobre muchos aspectos: sobre los espectáculos de animales en los circos, sobre el maltrato animal o el general, sobre los límites que tenemos todos (animales y personas)...

Además, es un libro que podéis utilizar si los niños tienen mucho miedo al personaje del lobo, para que vean que no es tan fiero el animal como lo pintan.

Las ilustraciones por otra parte, son muy muy bonitas, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta que están firmadas por la gran Emily Gravett, una de las mejores ilustradoras de hoy en día.

Son dibujos muy expresivos, tanto por la parte del lobo y sus caras de miedo y de desesperación como por la parte de los cerditos, con sus caras de soberbia y mala leche.

Además, se utilizan unos colores muy suaves y a la vez muy llamativos.


En resumen, un libro genial, que os recomiendo totalmente para hablar de todo este tipo de temas con los niños y que os servirá para darle la vuelta al gran clásico de los tres cerditos.

Nos vemos mañana con más recursos.

Feliz día :)






No hay comentarios:

Publicar un comentario