miércoles, 9 de noviembre de 2016

HOY OS PRESENTO EL NIÑO QUE AMABA A LA LUNA, UN BELLO LIBRO BASADO EN UN CORTOMETRAJE

Buenos días:

Normalmente nos encontramos películas basadas en libros, pero a veces, ocurre justamente todo lo contrario: libros basados en películas o cortos.

El libro que hoy os traigo está basado en un corto llamado "THE BOY and THE MOON". Lo podéis ver AQUÍ (no lo he encontrado en español, lo siento...).


¿OS VENÍS A DESCUBRIRLO?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MEJOR)




-Título: El niño que amaba a la luna
-Escrito e ilustrado por: Rino Alaimo
-Editorial: PICARONA


Empieza el relato diciéndonos que hace muchos muchos años, una noche se fueron apagando todas las luces de la ciudad, hasta que solo quedó una: la luz de la luna. Esa misma noche, un niño se enamoró de la belleza de la luna, de su luminosidad, de su resplandor...





El niño decidió entonces que quería ganarse su amor, así que subió hasta ella para entregarle una rosa.
A pesar del esfuerzo, la luna no le hizo ni caso, y lo rechazó




Él, sin embargo, no desistió, y emprendió un viaje por las profundidades del océano, para buscar una perla preciosa. Volvió a subir y subir para entregarle el nuevo regalo a su amada, pero ella, nuevamente, le dijo que no.




¿Creéis que desistió entonces? Pues va a ser que no... El niño, a pesar de estar destrozado con tanta negativa, se enfrentó a un diabólico dragón, y consiguió arrancarle su ojo de diamante.

A la luna, sin embargo, este regalo le dio igual. No le importaban las riquezas de ese tipo.

El pequeño, destrozado por completo, volvió a bajar a la tierra. Dando un paseo se encontró con una vieja casa en ruinas. Allí, vio la sombra de un anciano, que le advirtió de que muchos otros antes que él, habían intentado conquistar a su enamorada, pero nadie lo había conseguido. 

Además, le dijo que tenía que desistir, porque si no la luna se iba a enfadar y lo transformaría para siempre. En ese mismo momento, la sombra del anciano se convirtió en la sombra de un hombre-lobo.





A pesar de lo que había ocurrido, el niño no renunció a la luna. Fue así como trazó un plan: ató a la luna con una cuerda muy larga y, cuando el sol empezó a aparecer, el niño por fin le ofreció algo que ella nunca antes había visto...




... El pequeño le ofreció la belleza de los colores del día. Y así, finalmente, se ganó su cariño.





¿Qué os parece? A mi me parece un libro genial. Me gusta la historia en si, porque tiene un punto de romanticismo, otro de misterio, otro de fábula... Además, nos habla de nuestros sueños y del esfuerzo por conseguirlos, de la perseverancia, del rechazo, de la paciencia, del amor...

Las ilustraciones, para terminar, son una auténtica maravilla. Están realizadas todas (salvo la que os he enseñado de la luna viendo los colores del día) con la misma tonalidad, que le da todavía mucho más encanto a la historia. Además, los tonos que ha utilizado el autor le dan mucha luminosidad a un cuento basado en la oscuridad de la noche. Es realmente como si estuviéramos viviendo el cuento en una noche oscura.

En resumen, un libro muy muy bonito, que merece la pena leer.

Espero que os guste y que lo leáis con los peques.

Hasta mañana :)








No hay comentarios:

Publicar un comentario