martes, 22 de noviembre de 2016

HOY CONOCEMOS AL SIMPÁTICO PULPO EMILIO

Hola:

Hoy os traigo un libro de un autor que me encanta, Tomi Ungerer. Este escritor e ilustrador tiene una serie de cuentos muy muy bonitos, y muy divertidos, sobre animales poco utilizados en la literatura infantil. Al fin y al cabo, cuentos con perros, gatos, conejos y osos de protagonistas hay muchos, pero ¿cuentos con canguros, pulpos, serpientes o murciélagos?

Esta es una de las muchas genialidades del autor, ganador del premio Hans Christian Andersen (como el Nobel de Literatura Infantil y juvenil).

¿OS VENÍS A CONOCER A EMILIO?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MEJOR)



-Título: Emilio
-Escrito e ilustrado por: Tomi Ungerer
-Editorial: KALANDRAKA


El cuento empieza cuando un tiburón ataca al capitán Samofar, un famoso buzo. Por suerte, un valiente pulpo, llamado Emilio, acude al rescate, metiendo una roca en la boca del tiburón y subiendo al herido a la superficie.




El capitán, en señal de agradecimiento, le dijo a Emilio que podía quedarse a vivir con él. Para ello le preparó toda clase de comodidades, como una bañera llena de agua salada.





El animal, poco a poco, se fue integrando en la sociedad, acudiendo a toda clase de fiestas, donde tocaba el piano, el arpa o el violonchelo.

Claro que... el hábitat natural de un pulpo no es la tierra. Emilio echaba mucho de menos el mar, así que decidió buscarse un trabajo de socorrista.




Emilio enseñaba a nadar a los niños, vigilaba para que no hubiera problemas, salvaba a gente...

También entretenía a la gente con sus imitaciones de animales u objetos.




Además de este trabajo como socorrista, en sus días libres colaboraba con la policía. Así fue como un día vieron a un barco con aspecto sospechoso, que pertenecía a unos contrabandistas.



Emilio le dijo a la policía que había descubierto unas cajas en el agua, y enseguida los policías empezaron a perseguir a los malhechores.

Aunque en un principio huyeron, el animal sacó de nuevo toda su valentía y fue detrás de ellos, consiguiendo que al final se rindieran.

Para celebrar la nueva hazaña de nuestro protagonista, la policía bautizó con su nombre a su barco.

Pero a pesar de todo el cariño de la gente, Emilio echaba mucho de menos el mar, así que los habitantes de la ciudad le hicieron una fiesta de despedida y lo dejaron irse.




Acaba el cuento diciéndonos que siempre que el capitán quería ver a su amigo, se ponía su traje de buzo y se echaba al agua. Al fin y al cabo ningún mar era lo suficientemente profundo como para romper su amistad.




¿Que os parece? A mi me parece muy muy bonito. En mi opinión es un cuento que, de forma muy simpática, trata diversos temas como la amistad, la empatía, la valentía, el hecho de pertenecer a un lugar...

Es un libro lleno de imaginación y de humor absurdo, y por eso gusta mucho a los niños. Eso de ver a un pulpo viviendo con la gente, tocando el piano o haciendo de socorrista les encanta.

Y si el argumento es genial, sus ilustraciones no lo son menos, ya que están llenos de detalles humorísticos (Emilio en la bañera, las imitaciones de objetos o animales...). El hecho de utilizar tan pocos colores (prácticamente verde, blanco y algunos toques de rojo) es muy original.

Lo dicho, un libro estupendo, optimista y que te deja con un muy buen sabor de boca.

Espero que os guste y a vuestros peques también.

Un abrazo :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario