jueves, 9 de febrero de 2017

CUENTOS POR TELÉFONO (1ª PARTE): A JUGAR CON EL BASTÓN Y LOS MONOS SE VAN DE VIAJE

Hola:

Hoy os traigo 2 de los cuentos por teléfono que escribió Gianni Rodari, uno de los genios de la literatura infantil, ganador del premio Hans Christian Andersen (como el Nobel infantil de literatura).

Supongo que muchos de vosotros habréis oído hablar de Rodari, pero para los que no, comentaros que fue un pedagogo, periodista y escritor de literatura infantil y juvenil, muy comprometido con la sociedad. En sus relatos abundan las críticas a las guerras, insensatez humana, consumismo, racismo... Todas sus obras dejan espacio para la reflexión.

Se considera el creador de un auténtico "género" de literatura. Publicó más de 50 libros, siendo "Cuentos por teléfono" uno de los más conocidos.

Desde hace unos años, distintas editoriales están publicando cada uno de esos cuentos por teléfono en formato libro álbum. Es decir, que se hace un libro individual de cada uno de esos relatos.

Hoy os traigo 2 de ellos, que son preciosos.

¿OS VENÍS A CONOCERLOS?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)



-Títulos: A jugar con el bastón y Los monos se van de viaje
-Escritos ambos por: Gianni Rodari
-Ilustrados por: A jugar con el bastón por Anna Laura Cantone. Los monos se van de viaje por Francesco Zito
-Editorial de ambos: PICARONA




Empieza este libro cuando Claudio, un niño pequeño, está jugando en la puerta de su casa. De repente, pasó un viejecito, apoyándose en un bastón. Justo al llegar a su puerta, éste se le cayó al suelo.



El niño, rápidamente, fue a devolverle el objeto, pero él le dijo que no pasaba nada, que si le gustaba se lo podía quedar.

Claudio vio cómo el anciano se alejaba y andaba bastante bien, así que se quedó con el bastón, preguntándose qué iba a hacer con él.

De repente, se subió a él, y el bastón se convirtió como por parte de magia en un caballo con una estrella en la frente.



El pequeño, un poco asustado y también asombrado, dejó el bastón en el suelo, y éste volvió a ser el objeto que había sido desde el principio.

Pero... Claudio, que era muy atrevido, decidió que quería volver a probar, así que se volvió a subir a él.

En esta ocasión, se transformó en un camello.



Ante semejante panorama, el niño pensó que ese bastón tenía que estar encantado. No había otra explicación. 

El niño volvió a subir y subir, y el objeto se transformó a continuación en un coche de carreras, en una lancha o en una nave espacial.




Así, el peque pasó una de las mejores tardes de su vida. Mientras jugaba y jugaba, vio de nuevo al anciano. Éste preguntó al niño si le gustaba su bastón.

Claudio pensó que el viejecito lo que quería era el objeto de vuelta, así que hizo el gesto de devolvérselo.

¿Y qué pasó? Pues que él le dijo que no lo quería de vuelta, que prefería que se lo quedase él. Al fin y al cabo, al niño le era de mucha más utilidad.

Acaba el libro diciéndonos que el viejecito se fue sonriendo, "porque no hay persona más feliz en el mundo que un anciano que puede hacerle un regalo a un niño".





¿Qué os parece? A mi me encanta, tanto por texto como por ilustraciones. El libro es un canto al poder que tiene la imaginación infantil. Ya se sabe que no hay mejor juego para un peque que una caja de cartón. Además, es preciosa la relación que se establece entre el niño y el anciano.

Las ilustraciones, por otra parte, son muy expresivas y divertidas, como nos tiene acostumbrados Anna Laura Cantoné. Todos sus trabajos son una maravilla.

En resumen, un libro con el que los peques se sentirán especialmente identificados. Os recomiendo que les preguntéis a ellos en qué se transformaría su bastón mágico. Seguro que sus respuestas os sorprenden.


Vamos ahora con la segunda reseña, en este caso del libro Los monos se van de viaje.



En este caso, el tono del relato es radicalmente distinto. Si en el otro nos encontrábamos con un relato bastante optimista, en este nos encontramos un relato que nos hará reflexionar.

Empieza el cuento cuando un grupo de monos deciden que quieren aprender, y que para ello van a llevar a cabo un viaje cultural.




Después de mucho andar, se quedaron fijos en un sitio, para observar lo que tenían a su alrededor.

Uno de ellos empezó a mirar, mientras que sus compañeros preguntaban qué se veía.

El mono observador les dijo que veía la casa de la jirafa, la jaula del león y la piscina de las focas.


Los monos pensaron que el mundo era grandísimo y que viajar era muy educativo.

Siguieron andando y andando, hasta que llegó el mediodía. De repente, uno de ellos decidió volver a observar.

De nuevo, sus compis preguntaron qué es lo que se veía, y su respuesta fue... la casa de la jirafa, la piscina de las focas y la jaula del león.

Los monos siguieron pensando que viajar era muy educativo, pero que el mundo era muy extraño



Nuevamente, volvieron a andar, hasta que llegó el atardecer. ¿Y qué vio el monito observador? Pues... la jaula del león, la casa de la jirafa y la piscina de las focas.

Definitivamente, el mundo era tremendamente aburrido, porque siempre se veía lo mismo, y viajar no servía para absolutamente nada.



Y es que, como dice el final del cuento "Viajaban y viajaban, pero sin salir nunca de su jaula, y no hacían más que dar vueltas en círculo, como los caballos de un tiovivo".



¿Qué os parece? A mi me encanta, porque tiene muchas lecturas.

La primera hace referencia al hecho de que si estamos siempre en el mismo lugar y no nos movemos, siempre veremos lo mismo. Es fundamental que abramos la mente para conocer cosas nuevas.

La segunda puede hacer referencia a los zoológicos y la visión del mundo que tienen los animales allí encerrados en jaulas.

Seguro que hablando con los peques podréis sacar muchas más lecturas.

En este caso, las ilustraciones no me gustan tanto como en el otro libro, pero el texto me encanta por el mensaje que transmite y por lo mucho que da de sí.

En resumen, otro libro estupendo, que merece mucho la pena tener.

Nada más por mi parte. Espero que os gusten las dos propuestas y que os animéis a conocer los libros de este fantástico autor. No os arrepentiréis.

Nos vemos mañana con más cuentos.

Feliz día :)




No hay comentarios:

Publicar un comentario