lunes, 5 de junio de 2017

EL BEBÉ JEFAZO, EL LIBRO EN EL QUE SE INSPIRÓ LA PELÍCULA CON EL MISMO NOMBRE

Hola:

Seguro que si habéis consultado las carteleras de cine últimamente o simplemente habéis visto la tele, os habréis fijado en que hay una película de animación llamada "El bebé jefazo". Pues bien, esa película está basada en un álbum ilustrado, que es el libro que os voy a enseñar hoy.

Tengo que aclarar que yo no he visto la película todavía (es lo que tiene estar en modo hibernación estudiando oposiciones día y noche), así que no se si es buena o tremendamente mala. Lo que sí os puedo asegurar es que el libro es genial, muy muy divertido, y perfecto para regalar a padres que han tenido un bebé recientemente.


¿OS VENÍS A CONOCER ESTE FANTÁSTICO Y CINEMATOGRÁFICO LIBRO?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)



-Título: El bebé jefazo
-Autora: Marla Frazee
-Editorial: BRUÑO


Empieza el libro diciéndonos que en cuanto el bebé jefazo llegó a casa, lo cambió todo, absolutamente todo. Además, desde un primer momento dejó muy claro quién iba a mandar en ese hogar a partir de ese mismo instante.



Lo primero que hizo fue poner a su madre y a su padre a trabajar las 24 horas del día, sin derecho a descansos. Además, instaló su oficina en mitad del salón, para poder controlarlo todo.


Y, una vez hecho esto, empezó a dar órdenes de todo tipo. Y cuidado con no obedecerlas, porque era muy muy exigente, y se podía poner echo una furia en cuestión de segundos.

Además de dar órdenes, el sujeto en cuestión se dedicaba a organizar reuniones sin parar, muchas muchas reuniones (si os fijáis en los dibujos, veréis que las reuniones versan sobre el juego con el bebé, el entretenimiento al bebé, el cambio de pañales, la comida...).



Y lo peor es que muchas de esas reuniones se producían en mitad de la noche, con las consecuentes ojeras de sus empleados...

Una de las peores cosas del bebé jefazo es que era muy difícil entenderlo, ya que no decía ni una sola palabra con sentido. Más bien se dedicaba a hacer pedorretas y otros ruidos variados. Y encima pretendía que lo comprendiesen...

Y es que, ser el que mandaba en esa casa tenía muchas ventajas, como por ejemplo: tener una zona propia de descanso, un spa privado, un gimnasio para altos ejecutivos, un servicio exclusivo de bebidas a cualquier hora del día o de la noche y un avión privado.



Menuda vidorra tenía el colega hasta ese momento...

Un buen día, sin embargo, todo cambió. El bebé jefazo fue a convocar una reunión urgente con su personal y estos no respondieron.



Por mucho que insistió e insistió, con gritos incluidos, su personal no le hacía ni caso...

¿Qué hacer ahora? Pues bien, el susodicho decidió que debía probar algo completamente diferente.



¿Y creéis que esta nueva estrategia dio resultado? Pues, efectivamente, lo dio, y es que no podemos olvidar que el bebé jefazo era el más inteligente de la casa.



De repente, su personal estaba de lo más feliz, sin muestras de cansancio evidente. Es más, estaban encantados con su jefe.

Y, con respecto a nuestro protagonista... pues estuvo feliz y relajado durante unos momentos, aunque este estado le duró poco.

El bebé jefazo debía volver pronto a su oficina. Tenía que volver a demostrar que él seguía mandando sobre todos los demás.



¿Qué os parece? No me digáis que no es genial... Ya os digo que no se cómo es la película, pero el libro es un puntazo.

La autora ha conseguido plasmar de forma magistral lo que significa que un bebé llegue de repente a casa, y es que cuando llega, lo cambia todo, convirtiéndose en el objetivo número 1 de cualquier padre o madre.

De repente, todo se hace en función del bebé. El bebé come cuando quiere (que para eso la moda de hoy en día es la alimentación a demanda), duerme cuando quiere (y los insomnes padres lo hacen en los ratos libres) y es capaz de cambiar el estado de ánimo de cualquiera con una sola sonrisa o gracia.

A parte de plantear muy bien esta situación, el libro está lleno de guiños humorísticos (la oficina del bebé, que es un tacataca con su intercomunicador, el servicio de bebidas 24 horas al día, el gimnasio para altos ejecutivos, los padres destrozados que ya no pueden responder a nada...).

Este humor se produce en gran parte gracias a sus ilustraciones, que van transformando todo el texto con vocabulario "de adultos" al universo infantil (gimnasio de altos ejecutivos-manta de juegos típica de bebé; servicio de bebidas 24 horas al día-biberones; avión privado-juguete balancín...).


En resumen, es un libro ideal para regalar a todos aquellos que han sido padres recientemente, ya que se sentirán plenamente identificados con la situación. A los niños, por otra parte, les hará mucha gracia ver todo lo que hace y dice el bebé.

Espero que os guste. 

Hasta mañana :)
  





No hay comentarios:

Publicar un comentario