jueves, 30 de noviembre de 2017

"¡ESTE NO ES NUESTRO CUENTO!", UN LIBRO MUY DIVERTIDO PARA PERDERSE ENTRE LIBROS

Hola:

Hoy os traigo un libro que me encanta, llamado "¡Este no es nuestro cuento!".

Una de las razones por las que me gusta tanto es porque es un cuento sin moralejas ni moralinas. Es decir, no sirve ni para hablar de los celos, ni para hablar de la tolerancia, ni para tratar el tema de la muerte ni nada por el estilo. No, no, estamos ante un libro para disfrutar y para que los peques se lo pasen bien sin más (¿no es esta suficiente razón?).

Además, es un cuento muy muy imaginativo, con un argumento muy original, y eso siempre es un plus. Y si ya le añadimos que en este libro están incluidos otros muchos libros, ya se antoja bastante tentador...


¿OS VENÍS A PERDEROS EN ESTE DIVERTIDO CUENTO?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)



-Título: ¡Este no es nuestro cuento!
-Autor: Richard Byrne


Todo comienza cuando Claudia y Ben, dos niños pequeños, están jugando a saltar por las páginas de su libro.





En ese mismo momento el perro de Claudia se anima a jugar con ellos...¡¡¡Y LA LÍA MUY MUY GORDA!!!

¿Por qué? Pues porque da un empujón a nuestros protagonistas y LOS ECHA DEL LIBRO



Sí, aunque os parezca un poco raro los personajes y las letras pueden moverse de sitio y desaparecer. Nada es estático en el maravilloso mundo de los cuentos.

¿Dónde fueron a parar nuestros protagonistas? Pues a un libro de números. Claudia y Ben se dieron cuenta en seguida de que no estaban en su libro, y es que su perro ya no estaba y de repente todo lo que podían ver eran 9 pinturas y 10 piruletas.




Los niños empezaron a pensar en lo que podían hacer para volver a su lugar de origen. Ben tuvo la primera idea: darían saltos hasta aterrizar en él...

...Pero no tuvieron suerte. Con los saltos consiguieron abandonar el libro de números, pero esta vez aterrizaron en un Cómic.

En ese libro tan especial había un ratón y un gato. Los niños hablaron con ellos, por si les podían ayudar, y así conocieron a la bibliotecaria.

Ya se sabe que las bibliotecarias lo saben todo, así que Claudia y Ben le explicaron a la buena mujer cómo era su libro.

Ella, escuchando esa información, les indicó que sabía cuál era su cuento y que tenían que ir a un lugar determinado...



...Pero nada, la bibliotecaria se había equivocado. Ahora los niños estaban atrapados en un libro sobre Egipto.

Allí los niños vieron un jeroglífico. Claudia dijo que si conseguían descifrarlo seguro que darían con su cuento, pero nada, la liaron todavía más. Aterrizaron en un libro de actividades, que contenía múltiples laberintos.




Justo cuando Claudia pensaba que habían encontrado al fin el camino de vuelta aterrizaron en un famoso cuento... ¿Adivináis cuál es?




Efectivamente, era el cuento de Caperucita Roja. La ancianita tan sospechosa le dio mala espina a nuestros dos peques, así que decidieron marcharse de allí y seguir con su propósito.

¿Dónde fueron a parar? Pues esta vez aterrizaron en un libro de instrucciones. Los niños las siguieron a rajatabla y obtuvieron un barquito de papel, que les iba a venir muy bien para seguir con su camino.




Y hasta aquí puedo leer... A nuestros protagonistas todavía les quedan por vivir algunas aventuras hasta llegar al final, pero no os desvelo más, que si no le quito todo el misterio.

¿Conseguirán nuestros niños encontrar su cuento o se quedarán en otro? Pues tendréis que leer el final para averiguarlo (Si sois unos ansias y no podéis esperar ya sabéis que me  podéis escribir en redes sociales y os hago Spoiler).


¿Qué os parece? A mi la verdad es que me encanta. Me parece muy muy divertido y, sobre todo, muy imaginativo y original.

A los niños les encantará ver cómo los personajes de los libros se pueden escapar de los cuentos e ir a parar a unos sitios y a otros. Además, podrán participar leyendo los diálogos del cómic, resolviendo los laberintos, siguiendo las instrucciones del libro del barco... Es decir, que es un cuento bastante interactivo.

Os puede venir muy bien para explicar a los niños las distintas tipologías de libros existentes, y es que no solo los cuentos son libros, sino que también hay cómics, libros de instrucciones, libros de actividades...

Con respecto a las ilustraciones, a mi la verdad es que me parecen muy divertidas, sobre todo por la expresividad de los personajes. También es genial ver las diferencias entre unos libros y otros (las ilustraciones del cuento de Caperucita no tienen nada que ver con las del libro de Egipto ni con las del libro de instrucciones; cada libro tiene sus dibujos propios).


En resumen, un libro muy divertido que estoy segura de que encantará a los peques.

Nos vemos mañana con más recursos.

Feliz día :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario