martes, 20 de marzo de 2018

"LAS TRES PEQUEÑAS LECHUZAS", UN LIBRO PARA HABLAR DEL MIEDO A LA SEPARACIÓN MATERNOFILIAL

Hola:

Hoy os traigo todo un clásico de la literatura infantil. Se trata de "Las tres pequeñas lechuzas", un cuento que se publicó por primera vez hace más de 20 años y que, fuera de nuestras fronteras, es muy muy conocido.

Ahora, gracias a la labor de recuperación de clásicos que está llevando a cabo la Editorial Kalandraka, también lo podemos disfrutar en español (y en gallego, catalán y euskera).

Este libro, muy sencillito en cuanto a historia, nos habla de un tema con el que muchos peques se sentirán identificados: los sentimientos que afloran cuando una madre se separa (durante unas horas) de sus hijos, ya sea porque estos van al colegio, porque la mamá tiene que ir a trabajar o a hacer algún recado...

Todas las sensaciones que pueden sentir los niños en estas situaciones (miedo, angustia, desesperanza...) se explican a la perfección en esta tierna historia.


¿OS VENÍS A CONOCER A LAS TRES PEQUEÑAS LECHUZAS Y A SU MAMÁ?

(PINCHAD EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)



-Título: Las tres pequeñas lechuzas
-Autores: Martin Waddell y Patrick Benson
-Editorial: KALANDRAKA


Como os decía al principio, la historia de este cuento es muy sencillita y corta, pero a la vez es suficiente para transmitir aquello que se quiere.

Empieza el libro presentándonos a sus protagonistas: las lechuzas Iria, Antón y Mara y su mamá.

Estos animalitos vivían en el hueco de un árbol, hueco que estaba cubierto de ramas, hojas y plumas.



Una noche, al despertar, las lechucitas se dieron cuenta de que SU MAMÁ NO ESTABA. ¿Dónde estaría? ¿Habría pasado algo? Por lo pronto, la más pequeña de ellas, Mara, se empezó a poner nerviosa por la situación.



Mientras tanto, las 2 mayores preferían pensar en los posibles motivos por los que su madre no estaba con ellas. Seguramente, habría ido a cazar para traer comida.

Pasaron los minutos y mamá no volvía. Lo mejor, entonces, sería esperar...



Pasado el tiempo, mamá seguía sin volver a casa, así que la preocupación de nuestras protagonistas aumentó. Aunque Iria y Antón tenían claro que ella volvería pronto. Mara, mientras tanto, seguía protestando.




Las lechucitas a la espera mataban los minutos pensando en la comida que traería su mamá. Pensaban en ratones y montones de cosas ricas.

Pero no, mamá seguía sin volver. Y fue entonces cuando los peores pensamientos se instauraron en la cabeza de los animalitos.

Quizás su mamá se había perdido, o la había capturado un zorro...




¿Qué pasará entonces? ¿Cómo acabará este bonito libro? Pues tendréis que leerlo para saberlo (o también me podéis pedir spoilers en las redes sociales).


¿Qué os parece? A mi la verdad es que me parece un cuento precioso y muy necesario. Pienso que muchos peques pueden sentirse perfectamente identificados con el argumento, y es que esta angustia de separación materno-filial la viven cuando van al colegio por primera vez, cuando mamá se va a trabajar, cuando ellos van con otra persona...

La historia refleja muy bien los sentimientos que se pueden producir y el proceso: primero confianza, luego algo de angustia pero con esperanza, luego miedo, luego desesperanza...


Y bueno, si el cuento en sí es bonito, las ilustraciones no se quedan atrás. Son dibujos preciosos, que acompañan muy bien al texto. En las caras de las lechuzas se reflejan muy bien los estados de ánimo.

Además, el colorido presente hace que te sumerjas de lleno en el paisaje nocturno, en medio del bosque.


Poco más que añadir. Espero que os guste.

Hasta mañana :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario